Nuestro sitio en internet

San Isidro, tradición en Madrid

Las fiestas de San Isidro son célebres en Madrid y se monta una romería por todo lo alto. A mediados de mayo se celebra el día de su patrón, San Isidro Labrador, que nació en Madrid en el año 1082.

En su época, San Isidro tenía el don de encontrar agua y su fama fue creciendo hasta su muerte. Se cuenta que en vida, fue artífice de más de un centenar de milagros. A partir de ahí, el cuerpo del santo se va trasladando de un sitio a otro y acaba beatificado por Carlos II. Carlos III lo canoniza y se fija el 15 de mayo como fiesta madrileña que se realiza de año en año desde entonces.

San Isidro, tradición en Madrid

Actualmente, la fiesta se celebra en la Pradera de San Isidro y en las calles cercanas. Y también es costumbre acudir a beber el "agua del santo" que brota en un manantial en la Ermita de San Isidro.

A cualquier turista y visitante que quiera saber más del patrón de la ciudad y de los labradores, hay visitas guiadas por toda la ciudad para conocer mejor la relación que tenía San Isidro con Madrid.

Entre los majares que se pueden disfrutar durante esos días, los más populares son las rosquillas (Rosquillas del Santo). Antiguamente se denominaban tontas a las rosquillas que no tenían un recubrimiento de azúcar, y listas a las que si las tenían. También están las de Santa Clara con una capa de merengue blanco, y las francesas, con almendras. 

También son muy populares las manzanas caramelizadas, las garrapiñadas, los encurtidos y los escabeches. De bebida se suele tomar limonada.

Los lugareños se suelen vestir de chulapos y chulapas, el traje regional de Madrid. Los hombres llevan unos pantalones oscuros, ajustados y largos, con una sencilla camisa blanca y, sobre ésta, un chaleco de cuadritos grises con un clavel en la solapa. Tampoco falta la típica gorra de chulapo en cuadritos.

Las chulapas llevan un vestido entallado en la cintura con vuelo a partir de las rodillas y mangas de farol. Se acompaña de un mantón de manila que suele ser negro. Sobre la cabeza no falta un pañuelo blanco con varios claveles clavados.

El ambiente festivo se respira por toda la capital, y se puede ver en los eventos, verbenas, pasacalles, conciertos, bailes, chotis, etc. ,que hay repartidos por todas las principales calles y parques. Si eres un turista, no te puedes perder esta famosa celebración.